Seguidores

viernes, 16 de noviembre de 2012

Estrellas fugitivas

Niña de la noche,
dormida entre sus venas,
se encuentra su sangre llenas,
de estrellas.

Cortan su tejido,
con sus picos afilados,
estrellas malditas,
que por mi sangre prosperaron,

una noche estrellada,
muy cerrada,
entre suspiros del mañana,
de una luz marchitada.

Se apagó esa luz,
y las estrellas se marcharon,
a un lugar lejano,
repleto de sangre y esclavos,
esclavos tristes y sin luz,
que se marchitan como una rosa,
sin vida,
y sin espinas,